LivingTown Patrimonio

El centro histórico es el gran tesoro de la ciudad, “el que guarda la personalidad y el carácter propio de la misma, el lugar donde se acumula el patrimonio histórico, las tradiciones identitarias, el comercio de productos singulares e intemporales, y sobre todo, la única parte de la ciudad que representa al todo, el lugar común, el punto de encuentro de toda la ciudad, espacio donde los barrios se reconocen y se sienten parte de un conjunto único, diferente, especial”(Barcelona, Ciutat Vella, 25 años de renovación).

Para evitar convertir al centro histórico en un museo al aire libre, es necesario actualizar sus funciones vitales, revitalizarlo, adecuando sus espacios públicos, mejorando sus edificios, dotándolo de equipamientos culturales y sociales, facilitando la interconexión con el resto de la ciudad, potenciando sus posibilidades como espacio de desarrollo económico y equilibrando su papel en la urbe.

Será fundamental la combinación equilibrada de factores diversos como son: el desarrollo económico frente a la preservación del entorno patrimonial, la permanencia de los residentes tradicionales frente a la acogida de nuevos colectivos, la mezcla de nuevos conceptos culturales del exterior frente a la revalorización de los existentes.No es deseable la concentración homogénea de usos, sino el equilibrio residencia-ocio-trabajo.Nueva vitalidad es la simbiosis entre modernidad y tradición.